jueves, 22 de enero de 2009

ENTREVISTA A AMELIA DIEZ SOBRE PSICOANÁLISIS (del programa de TV UNA CITA CON LA PALABRA)

Dra. Alejandra Menassa: Amelia Diez es psicoanalista y didacta de la Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero. Vamos a preguntarle como si preguntara un neófito en psicoanálisis: ¿Qué es el psicoanálisis?
Amelia Díez: El Psicoanálisis es una disciplina que merece denominarse freudiano porque fue el Dr. Sigmund Freud quien introdujo en el mundo esta nueva manera de pensar al ser humano que ya no es dueño en su propia casa, ya no habla sino que es hablado, puesto que es habitante del lenguaje. Podríamos decir que el psicoanálisis es la ciencia del lenguaje habitado por un sujeto, a partir de Freud el sujeto se produce en función del lenguaje y todo lo que le pasa al sujeto le pasa en función del lenguaje.
Dra. Pilar Rojas: ¿Y eso qué quiere decir, cómo se puede explicar?
Amelia Díez: Eso quiere decir que los hechos no existen, sólo existe la interpretación de los hechos. Lo vivido, lo sentido, lo soñado, es según cómo lo interpretamos. Siento celos, envidia, dolor, odio, amor, según cómo interpreto los hechos. La realidad la interpretamos según nuestra ideología y según nuestro deseo. Además la ideología y el deseo no es lo que creo conscientemente sino mi verdadero deseo y mi verdadera ideología que siempre son inconscientes.
Dra. Alejandra Menassa: Sabemos que si nos duele un oído, debemos ir al otorrino, o si nos salen manchas en la piel, al dermatólogo. Pero ¿tenemos tan claro cuando debemos dirigirnos a un psicoanalista? ¿Cuáles son las indicaciones terapéuticas del psicoanálisis?
Amelia Díez: Cuando me pregunto si tendría que ir al psicoanalista es cuando está indicado el psicoanálisis. Suele ser cuando me pasa algo que no entiendo desde la lógica de la conciencia, algo que se repite, un olvido nimio, un olvido de algo que creía importante, cuando se repite un catarro, una caída, un accidente de coche, de moto, en la cocina, una mala digestión, un problema en el trabajo, un problema con el dinero o con la falta de dinero, etc... también cuando el dolor de oídos se repite o las manchas en la piel se repiten, porque tal vez tenga que ver con algo que no quiero oír o algo de Dulcinea o algo de Don Quijote (de la Mancha) que no quiere irse de mí. Dra. Pilar Rojas: ¿Qué diferencias habría entre el psicoanálisis y otras opciones terapéuticas: la psicología, la psiquiatría?
Amelia Díez: Sólo después sabemos, sólo después de elegir se puede interpretar, por eso que sólo el que llega al psicoanálisis sabrá porqué eligió antes otras opciones: si elige el psicoanálisis es que quiere curarse, porque el psicoanálisis cura sin pretender curar, como todo en el ser humano, aprendemos cuando no nos damos cuenta que aprendemos, cuando nos divierte aprender, los niños aprenden porque se hace del aprendizaje una diversión, un juego, un jugar a ser mayor. Aprobamos cuando nos divierte estudiar, no cuando estudiamos para aprobar. La palabra diversión quiere decir di-versión, dos versiones, la consciente y la inconsciente.
El que elige psicología puede que sea un poco perezoso, quiere que le den el trabajo hecho, ya que quiere que le digan cómo es y cómo tiene que ser, en tanto la psicología trabaja con baterías de test. Y el que elige la psiquiatría quiere permanecer enfermo, quiere vengarse de su familia, quiere dar a su familia un hijo loco o una hija loca, en tanto la psiquiatría medica concibiendo que no hay curación, que hay degeneración del sistema nervioso o bien que es una cuestión de genes, sólo pretende paliar el dolor psíquico y dar tranquilidad a los familiares.
Dra. Alejandra Menassa: Han pasado más de 100 años desde la publicación de la Interpretación de los sueños, el texto donde se dice que Freud formula por primera vez el inconsciente. Hay algunos que piensan que 100 años es mucho para una ciencia. ¿El psicoanálisis mantiene su vigencia?
Amelia Díez: Una ciencia no tiene edad, una vez que se produce no cesa de existir, se hace necesaria, transforma la realidad, hemos dejado de ser seres completos, seres crecidos, desde Freud somos seres carentes y por eso deseantes, estamos en crecimiento permanente, no cesamos de aprender.
Dra. Pilar Rojas: ¿Hay que padecer alguna enfermedad para psicoanalizarse o uno puede ir al psicoanalista para conocerse mejor? como se suele decir.
Amelia Díez: Nuestra verdadera enfermedad es nuestra relación con la palabra, inevitable y que no nos permite alcanzar ningún equilibrio, puesto que nos determina el futuro, nuestra próxima palabra, nos determina que somos mortales, saber que vamos a morir, y el saber es real e inconsciente, no se trata de tener miedo a la muerte sino de vivir como mortales. El psicoanálisis produce auto-conocimiento y auto-transformación.
Dra. Pilar Rojas: Antes de seguir conversando con Amelia Díez, vamos a ver un cortometraje LA EMBARAZADA, dentro de la serie relaciones psicoanalíticas.

Dra. Alejandra Menassa: Y eso que hace esta paciente en el diván ¿es lo que se llama asociación libre? Nos puede explicar en que consistiría.
Amelia Díez: Es la asociación libre determinada por la transferencia. Ella dice: creo que estoy embarazada y que la quiere hacer vivir para criar hijos, es decir: hoy desearía ser toda de la especie, y lo dice diciendo hoy preferiría ser la madre de sus hijos que su paciente. Y cuando el psicoanalista dice que él no está embarazado, ella dice menos mal que usted prefiere ser mi psicoanalista, es decir, menos mal que yo prefiero ser no toda de la especie.
Dra. Pilar Rojas: Antes hemos dicho que uno de los textos fundamentales de Freud era La Interpretación de los sueños. ¿Es eso el psicoanalista, un interpretador de sueños? ¿Qué valor tienen los sueños para el psicoanálisis?
Amelia Díez: Los sueños junto con los actos fallidos, el síntoma y el chiste son lo que denominamos las formaciones del inconsciente, no son el inconsciente pero están en relación al inconsciente, son vías para acceder al inconsciente. En definitiva son algunas de las infinitas formas significantes de expresión del deseo. Hasta la queja es una de las formas de expresión del deseo
Dra. Alejandra Menassa: ¿Y el psicoanálisis no es muy caro? ¿Muy largo?, etc, parece que son prejuicios que circulan por ahí.
Amelia Díez: Lo más caro es la enfermedad y la tontería, lo más barato es lo que sólo cuesta dinero. Con psicoanálisis, que hace efecto desde la primera sesión, no dejas de trabajar, o sea de ganar dinero, no necesitas ingresar en ningún centro psiquiátrico etc. y además cura de la locura y de la tontería, de la locura porque el loco es el que no tiene lugar y el psicoanálisis te hace saber que ocupas un lugar en el mundo y de la tontería porque te hace responsable de ser deseante.
Dra. Pilar Rojas: Además de la salud mental, creo que la Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero pone el instrumento analítico al servicio de la creación, la supervisión empresarial, el Deporte, las enfermedades psicosomáticas: asma, úlcera…? Nos puede contar algo más de estas otras actividades.
Amelia Díez: Todo en el ser humano tiene relación con sus procesos inconscientes, los accidentes deportivos, los accidentes automovilísticos, las inhibiciones en la creación, los conflictos laborales, ya sean con los directivos, con los compañeros o con los clientes, desde las enfermedades psicosomáticas, ya sea lo psicosomático, histerógeno o de la función, es decir, lo que está en relación al sistema nervioso central, ya sea lo psicosomático que conlleva lesión como el asma, la úlcera, la alergia, etc., es decir, lo que está en relación al sistema nerviosos autónomo. Por eso en la Escuela existen los talleres de creación: escritura, pintura, cerámica, cine, etc., por eso en el Departamento de Clínica Psicoanalítica se da atención a todo aquel que desee psicoanalizarse, incluidos los pacientes psicosomáticos, y por supuesto existe la formación psicoanalítica y la formación en medicina psicosomática para médicos y para psicoanalistas.

1 comentario:

Tomás Nobre dijo...

¡Ve la contraportada de esta obra en www.lulu.com/content/5692096 y sabe de que se trata el libro! De aquí en adelante, imagínate todas aquellas palabras de amor que a tí tanto te gustarían oír y piensa que ellas se encuentran aquí, cuidadosamente presentadas en una maravillosa edición de cualidad editorial.